Noticias

02
DEC
2007
Recomendaciones para ...
Recomendaciones para ...
  • 0 Comentarios

Durante los últimos años hemos tenido la ocasión de crecer profesionalmente en la industria del alquiler de carpas, accesorios y decoración para eventos. Hemos visto desarrollarse este mercado en cuanto a la demanda de este tipo de servicios y por supuesto también, hemos podido comprobar el crecimiento del número de empresas del sector que se han desplegado por toda nuestra geografía de la misma manera que lo han hecho otros. Han ido naciendo empresas que cuidan la calidad y seguridad de sus montajes y otras que no lo han hecho tanto. Sirvan estos comentarios para capacitar a los clientes que alquilan o compran una carpa, determinando los factores a considerar en los cuidados de instalación y uso de carpas y estructuras temporales.
Se trata de proteger a nuestros clientes mediante datos técnicos documentados en los estándares de la industria que todas las empresas del sector deberían seguir.
Los clientes son libres de elegir el proveedor que quiere contratar, pero nos gustaría fomentar en ellos un nivel de exigencia a sus proveedores para que cumplan con las normas básicas de seguridad.

El proveedor es responsable del montaje y desmontaje de la estructura temporal, así como de los materiales que alquila, su estado, su conservación, su calidad, sus garantías, sus resistencias a viento y nieve, la fiabilidad del fabricante. El cliente es solo responsable de los cuidados de la utilización de las carpas.

El cliente debe saber que la mayoría de los de los fallos de las estructuras temporales son debidos a un incorrecto y/o insuficiente anclaje.
Defender teorías tales como, que una tarima sirve como contrapeso a una carpa no anclada es una temeridad. La sujección de la carpa a la tarima solo puede reducir los requerimientos de anclaje en más de un 10%. En primer lugar, la tarima como complemento del anclaje, debe formar parte de la estructura de la carpa. Una tarima integral (que sus piezas estén unidas unas con otras) contribuirá a ejercer más peso; pero hay que insistir en que no es suficiente.

Hay que saber que hay un riesgo potencial si existe un fallo del anclaje para la estabilidad de la carpa o si la carpa no cumple las normas técnicas. Existe un riesgo de que exista un levantamiento de la misma por insuficiente anclaje o peso.
Para terrenos arenosos poco compactos son necesarios anclajes especiales. Para terrenos de césped o tierra, la utilización de piquetas es lo más apropiado. Para terrenos con suelo de hormigón compacto son necesarios anclajes mediante tacos expansivos o tacos químicos.

Debemos desestimar soluciones que confíen en la suerte del carácter efímero de un evento y en unas condiciones climáticas favorables. Hay que ponerse en lo peor. Cuando no es posible taladrar sobre el terreno para anclar debidamente la carpa al suelo, debemos compensar la fuerza de arranque de la estructura con contrapesos o lastres cuyo peso sea el requerido para cada tipo de estructura. Como ejemplo, una carpa de 25 metros de ancho, para que tenga una resistencia a un viento de 100km/h, debe tener un peso por pilar de entre 1.500kg (pilares libres) y 2000 kg. (pilares con cables de arriostramiento) aproximadamente. Hay que poner mucha atención porque el peso requerido en estos casos es con frecuencia subestimado por algunas empresas.

Por supuesto debe tener en cuenta todos los detalles que aplica a cualquier evento: salidas de emergencia, homologación de equipos de climatización, telas ignífugas, instalaciones eléctricas adecuadas, etc.
Nuestra recomendación es que no se quede con el presupuesto más bajo, o el que le parezca más "superficialmente" atractivo. Profundice y exija seguridad.

0 Comentarios
HAZ TU COMENTARIO

El comentario será publicado una vez aprobado

Gracias por su interés.
El comentario será publicado una vez aprobado

Aceptar